La integridad, la dignidad y la autonomía, son tres valores que van inherentes a la persona y que todos tenemos el derecho de poder disfrutar, incluida la libertad de tomar las propias decisiones, y la independencia de las personas, reconocidos entre otros, por la Convención de las Personas con Discapacidad o por la Ley 39/2006 sobre la Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia.

Disponer de autonomía resulta fundamental para que cualquier persona tenga una vida plena y satisfactoria. Pero la autonomía “real” va más allá de aprender a hacer actividades de la vida cotidiana, tales como vestirnos, ducharnos, comer o hacer la compra. La autonomía personal también se relaciona con la posibilidad de entablar relaciones con otras personas, desenvolverse en la sociedad y tomar decisiones por uno mismo.

Pero, ¿cómo podemos fomentar dicha autonomía de las personas con discapacidad?

Promover la autonomía es básico para mejorar su calidad de vida y aumentar por consiguiente su autoestima. Y es que una discapacidad afecta a todos los ámbitos, tanto familiares como laborales y sociales. Sin embargo, no siempre es tarea fácil, pues aunque este colectivo pueda conseguir todo lo que se proponga, deben ser conscientes de que, para hacerlo, necesitan ayuda y apoyo de terceros o invertir más esfuerzos y tiempo para lograr sus objetivos.

Por otro lado, la relación entre autonomía y dependencia a veces está condicionada por un tercer elemento: la autoestima. Ésta es fundamental para su mente y estado de ánimo, por lo que deben estar en forma para superarse y vivir con la mayor “normalidad” posible.

Y qué mejor actividad para fomentar la autoestima de las personas con discapacidad que con la práctica de deporte. Esta actividad juega un papel muy importante en la inclusión y autonomía de las personas con discapacidad. A través de esta práctica se desarrollan tanto valores físicos y sociales como psicológicos debido a que, reduce el estrés y mejora tanto nuestro estado de ánimo como autoestima. Además de desarrollar diferentes habilidades personales, como trabajo en equipo, cooperación, amistad, superación de retos personales, autorrealización, etc.

En definitiva, el deporte y la actividad física también pueden desarrollar un sentimiento de libertad para las personas con discapacidad, permitiendo así una manifestación de infinidad de emociones que necesitan mostrar, como cualquier otra persona.

añadir comentario