Llanos era una niña especial, siempre en su silla, ella le llamaba su BICI

Aquella mañana, en una ladera detrás de su casa, por primera vez vio que se habría una senda que subia y subía. Curiosa como era ante tanta novedad continuó y además se dio cuenta de que no le generaba esfuerzo ninguno. Así que más sorprendida estaba.

De repente vio que se transformaba el camino en una NUBE mullidita, como algodón de feria y se relamió como un GATO al recordar lo mucho que le gustaba..

Se frotó los ojos al ver una CARAVANA toda pintada de colores cálidos y HUELLAS de animales.

Empezó a adivinar hummm de elefante, esa….parece de Oso y así con ilusión, le fascinaba los animales y siempre que había ocasión se veía los documentales de la 2, ¡¡reconocía casi todas las huellas dibujadas!!

Y cuando vio las de PERRO, se acordó de Canelo, y la sonrisa se borró de su carita, al recordar que en casa no aceptaron tenerlo y lo devolvieron al refugio. La puerta de la caravana se abrió y salió Canelo ladrando y moviendo la colita, para de un salto sentarse sobre sus piernas y lamerle la cara en una explosión de alegría al reencontrarse.
Que felicidad sintió.

Llanos no paraba de reír cuando sin saber cómo estaba en su calle, justo al lado del BANCO de la puerta de su casa. Y su mamá que la había estado buscando ya preocupada, contenta de verla y tan alegre, sin decir palabras pero sorprendida por como había aparecido el cachorro que dejaron en el refugio , entendió que ese animalillo se había ganado un espacio también en su corazón.

añadir comentario